AGENCIA/RADIO Y TV

Gastón Pauls y Agustina Cherri.

El periodista y licenciado en Ciencias Políticas, Claudio Chiaruttini, (¡¡felicitaciones!!) acostumbra preguntarse porqué ese tipo de beneficios nunca le tocan a él. Luego, más reflexivo, se pregunta cuántos impuestos menos pagaría si el Estado no pagara esos beneficios clientelares. También desliza que el ladriprogresismo huele a podrido. La anécdota permite introducir otro escándalo más en el kirchnerismo cristinista.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Próxima a cumplir 30 años, Agustina Cherri es la pareja del actor Gastón Pauls, su pareja más estable luego de Tomás Yankelevich, Luis Scalella y Nicolás Cabré: con Paul tiene 2 hijos (Muna y Nilo).

Cherri creció como admiradora de Flavia Palmiero, y en 1990 ingresó al programa de Palmiero La Ola está de Fiesta. En 1991 interpretó a Camila en la serie Grande Pa!, y continuó trabajando junto a Palmiero en Flavia está de Fiesta. La fama llegó en 1995, cuando interpretó a Mili en la serie Chiquititas.

En la década siguiente fue reconocida por su participación en Hombres de Honor y Mujeres Asesinas, en Canal 13. También en Mujeres de Nadie.

En 2010 filmó un capitulo del unitario Los Otros, de On TV (Villarroel-Llorente), que nunca salió al aire en Telefé.

Acerca de Cherri y programas que nunca salieron al aire, con el agravante de canales de TV que nunca existieron, el bisemanario Diario Perfil publicó cierta investigación en su edición sabatina:

“Agustina Cherri cobró más de $ 2,5 millones de la provincia de Chaco, gobernada por Jorge Capitanich, para producir una tira televisiva. Pero el programa nunca se emitió, ya que iba a salir por un canal televisivo que todavía no existe, y el acuerdo se logró mediante un contrato secreto que el ejecutivo provincial nunca publicó.

La actriz fundó la productora Taha SA en La Rioja a fines de julio de 2010, justo cuando comenzaban los problemas de Rosstoc, la productora de su novio Gastón Pauls que acumuló $ 14 millones en deudas. De hecho, el actor estaba a punto de firmar un acuerdo millonario con Chaco, pero el arreglo quedó en la nada cuando salieron a la luz sus cheques rebotados.

Pronto llegaron a un nuevo acuerdo: el 6 de mayo de 2011, Silvia Mónica Robles, presidente del Instituto de Cultura del Chaco, firmó la resolución 0693/11 a través de la cual le pagaba $ 2.589.073,33 a Taha por realizar los ocho episodios de 26 minutos de duración cada uno de la serie “Historias sencillas”.

Pero dicha resolución tenía un antecedente: días atrás, el 15 de abril, el Instituto de Cultura y Agustina Cherri firmaron un convenio secreto, cuyos artículos centrales no fueron difundidos y no aparecen entre los decretos publicados por la web del poder ejecutivo de Chaco.

“Toda la información comunicada por las partes recíprocamente, dentro del contenido del presente contrato, será considerada confidencial y se comprometen a mantener la confidencialidad en todo momento, excepto consentimiento explícito y fehacientes de las partes o que por autoridad pública sean judicialmente obligados a difundirlo”, reza el sexto apartado del convenio, uno de los únicos dos que fueron publicados.

El fragmento del convenio figura como adjunto del decreto 922, firmado el 16 de mayo de 2012 por Jorge Capitanich, en el que ratifica el acuerdo de la resolución 0693/11. Pero nunca se aclaran los detalles del convenio. Perfil.com intentó comunicarse con el Instituto de Cultura de Chaco para consultar al respecto, sin obtener respuesta.

Los fondos para pagarle a Taha surgen del mismo Instituto de Cultura, que tiene un presupuesto total de $ 50 millones aportados por la Lotería de la provincia. De allí también salieron $ 10 millones para fundar el Canal 26, la que sería la primera emisora de televisión provincial. Dicho canal tiene la exclusividad de la tira, pero aún no transmite, por lo cual nadie llegó a ver aún un capítulo de “Historias sencillas”.

Livio Gutiérrez, el diputado provincial chaqueño que fue uno de los primeros en cuestionar el contrato, que pedirá que se investigue el caso. “Le he pedido por oficio al fiscal de Estado de la provincia, doctor Osvaldo Simoni, que mande un oficio a la AFIP para que Taha informe qué cantidad de empleados registrados tiene, según ordena un decreto de Capitanich, y que pida todos los informes económicos”, anticipó en diálogo telefónico con Perfil.com.

Gutiérrez también comentó sobre los capítulos de la serie: “No tenemos idea de si se llegaron a filmar. Supuestamente se filmaron y se grabaron para emitir en el canal oficial de la provincia, que aún no funciona”, agregó.

También cuestionó un contrato firmado con la productora del actor Víctor Laplace: “Le pagó  $ 1.300.000 a Laplace para que haga una película de Juan Domingo Perón en el exilio que se filmó en Buenos Aires, no apareció nada de la provincia, y no hubo ningún actor chaqueño. Nosotros no vemos cómo esto puede ayudar a promocionar a Chaco”. (…)”.